Inicio > Etapas > Bebés > La importancia de una buena motricidad fina

La importancia de una buena motricidad fina

En pocos años, tablets y smartphones han intensificado su presencia en nuestros hogares, trabajos y escuelas hasta convertirse en un complemento prácticamente indispensable para grandes y pequeños en nuestra vida cotidiana. Hoy en día, no es raro ver a niños de dos años dominando una pantalla táctil con más soltura que muchos adultos, lo cual hace gracia a algunos, produce asombro en otros y es motivo de orgullo para numerosos padres, pero pocas veces causa preocupación; al fin y al cabo, ¿por qué debería preocuparnos que las nuevas generaciones se adapten de forma intuitiva a la tecnología que nos rodea? La respuesta es simple: en demasiados casos, ese dominio de la pantalla táctil se consigue a costa del desarrollo psicomotor normal. Desde hace ya algún tiempo, los maestros están alertando de un retraso en el desarrollo de la motricidad fina de muchos niños cuando inician la Educación Infantil e incluso cuando pasan a Primaria y, aunque en el cole se sigue trabajando la psicomotricidad, en casa también debemos velar por que el uso excesivo de dispositivos móviles no atrofie la motricidad fina de los pequeños.

¿Qué es la motricidad fina?

La importancia de una buena motricidad finaLa motricidad fina es la capacidad que tenemos los humanos y otros primates de coordinar músculos, nervios y huesos para ejecutar movimientos de precisión. Estos movimientos se realizan con pequeños grupos musculares, como los ojos, la boca y las manos, y son los que nos permiten llevar a cabo acciones tan normales como abrocharnos una prenda de ropa, coger un bolígrafo para escribir o llevarnos a la boca un cubierto con comida.

El desarrollo de la habilidad motriz fina es imprescindible en la vida del niño, no solo para que pueda realizar todas esas acciones con normalidad cuando llegue el momento, sino también porque es lo que le permite explorar su entorno inmediato y aprender, primero mirando, luego manipulando y creando. Buena parte de este desarrollo se produce de una forma natural a lo largo de la infancia, pero también hay que potenciarlo.

¿Qué puedo hacer cuando el desarrollo no es el adecuado?

Los problemas de desarrollo de la motricidad fina pueden deberse a causas intrínsecas o extrínsecas. Actualmente, los pediatras suelen detectar enseguida los problemas intrínsecos, que pueden ser consecuencia de alguna patología, y aconsejan un tratamiento o una terapia específicos. A veces no hay una causa patológica, sino simplemente una falta de madurez, problema que se irá solucionando con el tiempo.

Cuando el problema de desarrollo se debe a causas extrínsecas, como la falta de motivación o la sobreprotección, la solución está en manos de los padres. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • Déjale manipular objetos razonablemente seguros: A veces no dejamos a los niños coger objetos por miedo a que los rompan o se hagan daño, pero debemos entender que ellos necesitan esta manipulación para conocer mejor su entorno.
  • Deja que el niño se ponga y abroche la ropa y los zapatos: Evita las prisas y dale su tiempo. Muchas veces nos impacientamos y acabamos haciéndolo nosotros cuando la solución sería empezar a prepararse 10 minutos antes.
  • Juega con él y realizad manualidades juntos: En casa hay cantidad de objetos que podemos utilizar para que los pequeños desarrollen su habilidad psicomotriz de una forma divertida. Por ejemplo, podemos animarles a ensartar macarrones para hacer un collar, pegar legumbres sobre un dibujo hecho en una cartulina, enseñarles a hacer figuras sencillas de papiroflexia (como barcos, gorros o aviones), utilizar tapones de plástico, pinzas de la ropa, lanas, palillos o corchos para hacer figuras y construcciones… Por una parte mejorarán su destreza manual y por otra estarán encantados de compartir una actividad con sus padres.

Estas son algunas ideas generales; si quieres saber más sobre el desarrollo psicomotor en las distintas etapas de la infancia, consulta nuestro artículo El desarrollo de la motricidad fina.

Sobre María Pascual

María Pascual Cabrerizo es doctora en Traducción y Comunicación Intercultural por la Universidad de Valladolid, donde actualmente trabaja en la formación de futuros ingenieros y profesores de Educación Primaria e Infantil y colabora en distintos proyectos de investigación. Además de su labor docente e investigadora, realiza traducciones de todo tipo de documentos y libros, desde manuales de informática hasta lecturas infantiles. María es también coautora, de tres libros de inglés Para Torpes (Oberón Práctico) y de materiales didácticos para la plataforma virtual Didakids.

Artículo recomendado

San Valentín para enseñar

Aprovecha San Valentín para enseñar algo a tus hijos

Aunque muchos dicen (no sin su parte de razón) que el Día de los Enamorados …

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR