Inicio > Etapas > Infancia > Trucos para prevenir las rabietas en un niño con síndrome de Asperger

Trucos para prevenir las rabietas en un niño con síndrome de Asperger

rabietas en un niño con síndrome de AspergerLas rabietas en un niño con síndrome de Asperger pueden parecer extremas, impredecibles, irracionales, y imposibles de manejar. Los niños con síndrome de Asperger tienen dificultades diariamente con muchas cosas que los otros niños manejan de manera natural, por lo que suelen acaban exhaustos de procesar los estímulos de su alrededor y a veces les puede causar una ansiedad y una frustración sobrecogedoras. Es inevitable que estos sentimientos les sobrepasen y a veces se expresen como agresión o rabia. Puedes ver un ejemplo de cómo un niño con autismo percibe los estímulos de su alrededor y cómo le afectan en el vídeo de la campaña de concienciación “Too much information” de la National Autistic Society.

El niño con síndrome de Asperger necesita aprender a reconocer y entender el enfado en él mismo y en los demás, así como aprender a controlarlo. No queremos que aprenda a ver la agresividad como una manera de manejar los problemas. Para abordar las rabietas en un niño con síndrome de Asperger necesitas tener dos estrategias. Primero, una estrategia de urgencia que te ayude a manejar las situaciones explosivas en el momento en que se dan. Segundo, una estrategia a largo plazo que te ayude a entrenar a tu hijo gradualmente, de manera que a la larga estas situaciones dejen de darse. En el artículo de hoy vamos a ver algunos trucos que te ayudarán a trabajar con tu hijo poco a poco para no llegar a estas situaciones tan difíciles de manejar.

Trucos para prevenir rabietas en un niño con síndrome de Asperger

Sé el primero en soportar la frustración de tu hijo

Todos los niños, en algún momento, se frustran, tienen pataletas y lloran. Muchas de esas veces en los momentos más inapropiados. El tolerar un poco de frustración no les va a provocar un trauma y ni van a crecer pensando que sus padres son unos tiranos.

Empieza a actuar ante las rabietas desde que es pequeño

El niño es más fácil de manejar cuando es más pequeño que tú, por una cuestión obvia de tamaño y fuerza, y porque cuánto más tiempo se de este comportamiento, más patrones se establecerán y más difícil será romperlos. Además tu hijo puede acabar utilizando las rabietas como una manera de conseguir aquello que quiere, si dejas que estos episodios se prolonguen en el tiempo.

Enséñale maneras seguras y sanas de expresar su enfado y frustración

Éste es un trabajo preventivo que tienes que realizar en momentos en los que el niño está calmado y receptivo. Explícale que todo el mundo se enfada alguna vez y que no es malo enfadarse. No penalices las emociones negativas, todos las tenemos y necesitamos exteriorizarlas. Tu hijo también tiene derecho a sentirlas, sólo tiene que aprender cómo manejarlas de una manera sana. Recuérdale que el problema no son los sentimientos de ira, sino los comportamientos de enfado. Ayúdale a encontrar maneras alternativas de expresar su enfado que no sean destructivas, y haced una lista de “qué puedo hacer y qué no puedo hacer cuando me enfado”.

Estructura su ambiente, respeta su rutina y anticipa los cambios para prevenir las rabietas en un niño con síndrome de Asperger

Muchas veces la mejor solución es la más sencilla. A veces la frustración y las pataletas derivan de cambios en sus rutinas y de imprevistos que ellos no saben manejar y a los que les cuesta adaptarse. Intenta mantener cierta estructura y predictibilidad, pero tampoco te esclavices. También hay que enseñarles a adaptarse a los imprevistos. Anticípale los cambios con todo el lujo de detalles que puedas para aportarle seguridad y todo fluirá mejor.

Utiliza un temporizador a la hora de realizar tareas

Los temporizadores o cronómetros suelen funcionar bien con los niños con síndrome de Asperger para ayudarles a manejar el tiempo. Les da estructura y predectibilidad. Incluso puede convertirse en un juego. Los temporizadores pueden ser útiles en situaciones en las que necesitas que tu hijo realice ciertas tareas dentro de un tiempo determinado o en un orden y así evitar que se frustre y la situación acabe en rabieta. Veamos algunos ejemplos: “Tienes que ir a calmarte a tu habitación durante dos minutos“, “Cuando lleves 30 minutos haciendo los deberes, entonces podrás ver la televisión“, “Puedes leer en la cama durante 10 minutos; pasado este tiempo, la luz tiene que apagarse“.

Espero que te sirva de ayuda. Puedes compartir esta información con todos aquellos que consideres que puede serles útil. Y no te pierdas el próximo artículo Estrategias para manejar las rabietas en un niño con síndrome de Asperger en el momento en el que se dan donde hablaremos de estrategias para manejar las rabietas en el momento en el que se dan.

Sobre Verónica Alonso

Verónica Alonso es psicóloga especialista en Trastornos del Espectro del Autismo. Estudió en la Universidad de Salamanca y al finalizar la carrera se mudó al sur para realizar sus estudios de doctorado en psicología clínica y de la salud en la Universidad de Granada. Allí empezó a trabajar y a especializarse en Trastornos del Espectro del Autismo, continuando posteriormente su carrera en Madrid y actualmente en Estados Unidos. Tiene un máster en psicoterapia y es experta en terapia familiar y de pareja. Ha publicado diferentes artículos científicos relacionados con la ansiedad social.

Artículo recomendado

Beneficios de disfrazarse

En Carnaval, deja que los niños aprovechen los beneficios de disfrazarse

Llevar un disfraz en Carnaval o en una fiesta infantil no es algo vital para …

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR